Elegí ser Wedding Planner...

Elegí ser Wedding Planner porque mi pasión es crear memorias que son para toda la vida, me gusta planear durante meses un evento que probablemente ha sido pensado desde años y lo mejor se resume en contar la historia de como, al final, todo se transforma en una celebración con tantos significados. Bieri existe para darle vida a esas historias, me da la oportunidad de ser testigo de cómo se expresa el amor en su forma mas noble y de contar historias como ésta.

Fotos por: Marcos Valdés

El día que Ana y Paula me llamaron de verdad me emocioné. No hace falta más que platicar con ellas por unos minutos para darse cuenta de lo increíbles que son y de la ilusión que les causaba imaginar ese día. Por que cuando dos personas se aman, no es necesario un género para distinguir el sentimiento.

Con la decisión de mantenerse alejadas desde el primer momento de cualquier idea de boda tradicional, la primer tarea fue buscar una locación que fuera acorde a la ocasión. Mejor lugar no pudimos encontrar. La Carolina, una ex fábrica de textiles con bodegas enormes y jardines bien cuidados que contrasta con paredes gastadas y ambiente sobre cogedor . De esos lugares que han sido testigos de generaciones enteras pero que eso mismo los dota de una identidad tan única que te quita el aliento en cuanto entras. Era perfecto.

 

El recinto fue el mejor pretexto para combinar todo el espacio con una decoración industrial y el resultado fue espectacular, cuidamos cada detalle y las ideas no paraban de manifestarse. Y es que este tipo de bodas tiene un toque muy especial, de eso estoy seguro; ese algo inexplicable que convierte cada elemento dentro de la fiesta en un símbolo cargado de significados muy personales.    Fotos por: Marcos Valdés

Por lo tanto cada flor, cada foto, centro de mesa, color y hasta las zapatillas–tenis de las novias contaban una historia por si mismos. ¿Mi parte favorita? Es difícil decidir, pero definitivamente uno de los mejores momentos para los invitados fue la recepción, árboles con fotos de cada uno de ellos con un agradecimiento escrito en la parte de atrás y número de mesa asignado. ¡Mágico!

Fotos por: Marcos Valdés

Al fin el día llegó, sonaba Love Theme de Cinema Paradiso –una de sus películas favoritas- cuando todos los invitados ansiaban presenciar ese momento cuando entra cada novia del brazo de su padre caminando hacia la ceremonia en donde intercambiarían sus votos y la emoción culminaría en lágrimas de alegría. Habían logrado unir su amor y lo estaban celebrando en grande. Después comenzó la fiesta, inmersos en el ambiente de la Carolina, el baile y las risas nunca pararon, como era de esperarse se lanzaron dos ramos por lo que la diversión se multiplicaba. El final perfecto corrió por cuenta de Ana, quién preparó una sorpresa totalmente inesperada. El cielo se iluminó de colores por unos minutos para culminar con un beso festejando que ahora sumaban una.

Fotos por: Marcos Valdés

Fotos por: Marcos Valdés

Ana y Paula nos recordaron que no hay nada más auténtico que crear tus propias reglas y estilos, más allá de cualquier tradición. No existe más que preocuparse por festejar con las personas que tanto amas y que esa misma celebración refleje al máximo tu esencia, lo que te gusta y de donde provienes. Por mi parte me siento halagado de que me hayan permitido plasmar todo ese cúmulo de significados y ser un testigo más de la buena vibra que se sentía esa noche, de todo el apoyo y amor hacia las novias de familiares y amigos de todas las edades que olvidaron los prejuicios para celebrar el amor.

 

 

Erick Barberi / Wedding Planner

Fotografía por: Marcos Valdés

Escribir comentario

Comentarios: 0