Situación Laboral de la Comunidad LGBTTTI

La Ley Federal de Trabajo prohíbe cualquier tipo de discriminación por: raza, nacionalidad, preferencia sexual, religión, estado civil, condición social, edad, género y/o discapacidad. 

 

En papel suena fantástico, pero la realidad en nuestro país muestra una historia completamente diferente. En México, 7 de cada 10 personas LGBT han sufrido algún tipo de discriminación en su ambiente laboral.

 

Existen algunas empresas que afirman ser incluyentes y algunos trabajos en donde no solamente es “aceptable” (las comillas vienen de que no necesitamos que nadie acepte tú manera de vivir tu vida) sino que se espera cierta preferencia sexual, lo cual se convierte indudablemente en un tema de prejuicio. Por ejemplo, un estilista, un diseñador de modas, un maquillista no es sorprendente que su preferencia sexual exista dentro de alguno de los espectros de la comunidad, sin embargo asumirlo es éticamente cuestionable. 

 

En el otro lado de la moneda, tenemos trabajos cuyo ambiente probablemente impida que algunas personas sean completamente abiertas con su sexualidad y no nos referimos a que pregonen su vida privada pero si, por ejemplo, tu compañero de escritorio invita a su esposa a las posadas, porque tú no puedes invitar a tu pareja sin temor a ser tratadx de manera diferente.

 

Uno podría pensar que este tipo de discriminación no se encuentra en ambientes laborales dónde la gran mayoría de las personas sean profesionistas debido a su nivel educacional, abogados, doctores, maestros, etc., son los suficientemente incluyentes en sus ambientes laborales, ¿cierto? Desafortunadamente no siempre es el caso, en el caso de la docencia, por ejemplo, la gran mayoría de las instituciones educativas, especialmente las que trabajan con niños tienen visiones muy equivocadas en cuanto a lo que significa tener a una persona LGBT a cargo de ellos.  

 

La discriminación en ambientes laborales no solamente se da de parte de tus jefes o colegas, nosotros, dentro de la sociedad hacemos cosas que son completamente discriminatorias de manera intencional o no, por ejemplo he escuchado a mujeres negarse a que las siga atendiendo una ginecóloga por ser lesbiana, o dudar de un estilista porque no es homosexual, o dudar de un pediatra porque alguien lo vio salir del cine con su novio, esto solamente suma a todas las diferentes etapas de discriminación por las que tiene que pasar una minoría, cualquiera que sea.

 

Probablemente el sector más discriminado en cuestiones laborales sean las personas Trans, las cuales muchas veces optan por llevar una imagen con la que no se sienten ellos mismos para poder realizar actividades cotidianas, imagina esto, ¿Cómo te sentirías si no pudieras ser tú mismo en todos los aspectos de tu vida?. 

 

En el lado opuesto hay países como España que tiene una guía para educar a las empresas en cómo hacer el ambiente laboral para las personas trans lo más equitativo posible.

 

La fundación “Human Rights Campaign” declaró que algunas de las empresas que México que se pueden considerar dentro del 100% en índices de equidad corporativa son: Cinepolis, Pemex, Pepsico, Uber, Scotiabank, etc. es una lista diminuta si tomamos en cuenta la cantidad de empresas, de todos los tamaños que tienen sede en nuestro país, sin embargo es un paso en la dirección correcta. 

 

Afortunadamente las nuevas generaciones están teniendo más conciencia al respecto, es decir, estamos evolucionando como sociedad lo cual está bien pero no es suficiente, nuestro país está pasando por muchísimo, ya no queremos ver las noticias porque todo parece ser negativo, al menos entre nosotros no nos sigamos metiendo el pie, ¿queremos crecer como país? Eduquémonos, un poquito y te prometo, que todo será mejor, al menos para alguien que podrías ser tú en algún momento.

Escribir comentario

Comentarios: 0