Depresión post-adopción

Después de meses o años de esperar ser padres, la emoción de la adopción puede dar lugar a un sentimiento de tristeza en algunos padres.

De forma similar que ocurre en la depresión posparto, y ocurriendo en la misma proporción, la depresión post-adopción puede darse semanas después de finalizar el proceso de adopción. La realidad de las funciones de la paternidad: falta de sueño (para los padres de niños con problemas de dormir o de comportamiento) y la carga de las responsabilidades paternas pueden ser abrumadoras.

Los padres podrían tener dificultades formando lazos afectivos con el nuevo niño y podrían cuestionar sus habilidades de crianza. Es posible que también estén indispuestos de admitir que hay algún problema luego de tan largamente esperada adopción.

En algunos casos, estos sentimientos se resuelven por sí mismo a medida los padres se ajusten a su nueva vida. Si estos sentimientos duran más que unas pocas semanas o interfieren con su capacidad de criar a su hijo, el apoyo de otros o ayuda profesional (con un terapeuta con experiencia en asuntos de adopción) podrían ayudarle a resolver los asuntos que están ocasionando la depresión y a volver a asumir el papel de padre/madre con más confianza.

Escrito por: Gabriela Colín