Elisa y Marcela

Marcela y Elisa la primer pareja de lesbianas que se caso por Iglesia católica en el siglo XX

Precedentes del matrimonio igualitario en España, la historia de Marcela y Elisa

Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez se conocieron en el año de 1885 en la Escuela Normal de Maestras, en donde se preparaban ambas para ser profesoras de primaria, Elisa ya había terminado la carrera y se encontraba trabajando ahí, mientras que Marcela continuaba con sus estudios. Su historia comienza cuando estas dos chicas entablan amistad, la cual pronto se convertiría en una relación muy íntima, cosa que no le agrado al padre de Marcela, Manuel García (capitán del ejercito), quien temeroso de que hubiese un escándalo, tomo la decisión de enviar a su hija a Madrid para que terminara sus estudios. Tras 4 largos meses Marcela termino sus estudios y se instalo en la aldea de Calo en Vimianzo como maestra superior, ahí fue cuando el destino las uniría, ya que Elisa fue destinada como maestra interina a Couso, una pequeña parroquia de Coristanco en la coruña. Dicho reencuentro avivó la llama de su relación, por lo que decidieron vivir juntas en Calo. En 1889, Marcela tuvo que ir a dar clases a Dumbría, instalándose en la casa escuela, mientras Elisa permaneció en Calo, pero siguieron manteniendo el contacto ya que Elisa se trasladaba a la localidad donde residía Marcela.

Novios de contrabando

 

Esta unión es conocida como la primera boda lésbica realizada en siglo XX en España.

Marcela y Elisa se casaron por la iglesia el 8 de junio de 1901 en la ciudad de Coruña. La boda fue oficiada por el párroco del municipio español de Dumbría. Para lograr casarse en aquel entonces, Elisa se hizo pasar por hombre bajo el nombre de Mario Sánchez, solo así lograron engañar al párroco para que la institución religiosa avalara su matrimonio. El problema surgió cuando los vecinos de Marcela propagaron la noticia en el pueblo de que “hubo un matrimonio sin hombre”. Provocando que ante dichos rumores la pareja huyera del pueblo, para luego ser detenidas el 16 de agosto en Oporto, en donde pasaron en prisión 13 días, hasta que la ciudadanía presiono a las autoridades y quedaron en libertad.

El 1902 decidieron partir a Buenos Aires, Argentina, en donde ambas trabajaron como empleadas del hogar, el problema era que su rutina laboral no les permitía verse con frecuencia, por lo que Elisa tomo la decision de casarse con un hombre mayor al cual le quedaba poco tiempo de vida, con el único propósito de poder estar más tiempo con el amor de su vida, ya que su plan era no trabajar y enviudar; no obstante el hombre denuncio a Elisa al enterarse de su plan, por lo que tuvieron que escapar. Hasta el día de hoy se desconoce como termino esta historia.

Tras conocerse el caso, la prensa contó su historia desacreditándolas, uno de los titulares más conocidos fue: “Novios de contrabando”.

Cabos sueltos

 

Existen varias teorías respecto a la muerte de Elisa, se dice que se trato de un suicido, pero otros especulan que murió debido a un cáncer terminal.

Otro hueco en la historia es que se dice que Marcela dio a luz a una niña, de la cual no se sabe de su paradero ni que paso con ella, así como que Marcela ya estaba embarazada cuando se casaron y con el propósito de tener una familia junto a su amada.

Su historia como inspiración en la literatura y cine

 

Esta historia se conoce gracias al catedrático de la Universidad de A Coruña Narciso de Gabriel, tras realizar un estudio durante 15 años titulado: “Elisa y Marcela. Más allá de los hombres”, el cual sirvió como base para la película de Isabel Coixet, directora de cine de origen catalán.

En tanto al argumento de la película Coixet podría optar por explicar solo la historia de amor entre las dos mujeres, “y eso seguiría siendo interesante”, pero también podría plantear “una película más abierta, con más posibilidades y cabos sueltos”. Por ejemplo, ¿era Elisa un ejemplo de travestismo funcional o realmente quería vivir como Mario? Tampoco sabemos casi nada de su vida cotidiana, incluyendo “si entre ellas usaban el pronombre ellas”.

La película es interpretada por las actrices Natalia de Molina y María Valverde, producida por Rodar y Rodar, una compañía de cine ubicada en Barcelona, y se estrenara en este año.

Por lo mientras Netflix, nos ha dejado una probadita de esta increíble e interesante historia de amor.