Juguetes sin límite de género

Existen indicios de que los juegos y juguetes han existido desde que el hombre tuvo conciencia, antiguamente se utilizaban para realizar estrategias de caza o para entretener. Hoy en día se podría decir que el primer juguete que se inventó y que actualmente es el más conocido es la pelota (Hegeler, 1965).

Desde la década de los 70 se han diseñado juguetes para resolver diversas situaciones como la tartamudez, los problemas de aprendizaje, la estimulación temprana y conductas agresivas (Sánchez Chávez, et al., 2002).

Lo que demuestra que, contrario a lo que se podría pensar, no todos los juguetes han sido objeto de estereotipos e hiper-sexismos, que siguen existiendo en la actualidad, a pesar de que es más difícil reconocerlos detrás de las variaciones en los materiales, colores y empaques con los que se venden en esta época.

Cuando vamos a comprar algún regalo para un pequeño y optamos por un juguete lo primero que pregunta la persona que nos atiende suele ser: “¿es para un niño o una niña?” con el fin de tener una idea más clara de qué podría gustarle. Este principio es utilizado hasta la fecha por las empresas para crear, promocionar y vender un juguete; creando estereotipos y motivándolos a entregar a las personas el material necesario para proyectar los modelos de vida que generan de sí mismos.

 

Esto queda aún más claro en los pasillos que ahora están separados en rosa y azul en cualquier tienda de juguetes, dividiendo cada género lo que puede lograr que si un niño o una niña se sale del área designada será objeto de burla y ridiculización.

Restringir las pistas de carreras a los niños y los disfraces de princesa a las niñas, no solo continúa reforzando los obsoletos roles de género, sino que también limita la creatividad. Lo ideal sería enseñar a los pequeños a tener la mente abierta y hacerles saber que todas las opciones que imaginen están abiertas para poder ser usadas.

Es por ello que algunas marcas han tomado la iniciativa para incluir productos, personajes o campañas unisex en sus catálogos, servicios e inclusive en la publicidad de los mismos, donde podemos ver a un niño jugar con una muñeca, a niñas construir con herramientas de juguete y a ambos géneros conviviendo en un campo de batalla o jugando en una pista de carreras.

¿Tú qué opinas de esta situación?, ¿promueves el uso de juguetes sin importar el género entre tus hijxs?

 

Escrito por:

Edwin Morales Rodríguez

addereMX + Soluciones Disruptivas